El buenismo de Caixabank es sospechoso. La experta en pobreza es la Iglesia.

CaixaBank y sus fundaciones, con el dinero que les sobra de cobrar préstamos y comisiones, han decidido hacer exhibición de buenísimo y montar un programa cuya finalidad primera es que no haya ningún hogar sin alimentos. La finalidad es buena. Hay que alabarla. Pero no demasiado, porque esconde más finalidades.

Los bancos no son expertos en repartir dinero, sino en quedarse con el dinero de los demás. Nos abren cuentas corrientes sólo para eso. Luego te dan otro dinero, pero es con interés y sólo si creen que ganarás más dinero. Así que hay que sospechar de este tipo de iniciativas, en las que los bancos tienen tan grandes arranques de caridad.

Porque no es caridad sino ánimo de lucro. El fundamento de esta donación no es la caridad. De lo que se trata es de figurar, de que todo el mundo sepa que a CaixaBank le puede dejar su dinero con tranquilidad, porque son buenos.

Pero lo único cierto es que ni CaixaBank ni ningún otro banco es experto en dar dinero. El experto en ayudar a los pobres ha sido siempre la Iglesia. Haría mucho mejor CaixaBank donando todo ese dinero a la Iglesia, porque se repartiría mucho mejor, se quitaría un problema de gestión y no le podrían señalar en un post haciendo notar que usan a los pobres para su propaganda.

Y no solo para su propaganda, sino para su interés. Con este anuncio financian a los medios de prensa del socialismo. Caixabank tiene que estar a buenas con el poder, y el poder hoy es socialista. Su hoja parroquial, desde la que indoctrina a diario a sus huestes, es #ELPAISOE. Y hay que financiarlo, porque todo el mundo sabe que, lo mismo que los bancos viven de dar préstamos, los periódicos viven de publicar anuncios. Una buena manera de financiar a #ELPAISOE es poner un anuncio diciendo que va a ayudar a los pobres. Si #ELPAISOE ha cobrado por este anuncio, y no dice lo contrario, aquí hay mucho más que ayudar a los pobres. Están ayudando a la Hoja Parroquial del socialismo y están intentando conseguir los favores del poder por esa vía. Es poco probable que el país hable mal de Caixabank ya que se anuncia en ese periódico. Siempre que haya pobres, habrá anuncios.

Hay muchas personas en Caritas y en otras instituciones que por caridad y no porque les sobra el dinero, dedicando lo que no tienen y administrando lo que es muy difícil conseguir, dan de comer a los pobres desde hace 2000 años. Se llama iglesia. La fundó Jesucristo. Y fue Él el que dijo: “Pero tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha” (Mt. VI, 3). Un buen consejo. También para CaixaBank.

Comparta, por favor