Los pelos de punta

En un mal momento de la historia, a un ministro de cuyo nombre no quiero acordarme, se le pusieron los pelos de punta por causa de la ignorancia histórica de algunos chicos jóvenes. Cuando yo creí que se debía a la falta de datos objetivos para conocer la realidad de nuestra historia reciente, me he encontrado con que el problema real no era ese, sino que el problema era que los niños no habían sido todavía suficientemente indoctrinados por el socialismo.

La cuestión es sencilla, y por tanto fácil de entender. Lo que preocupa al Ministro es que Stalin no está todavía en el santoral civil, ni tiene fiesta propia. Ni altar. Tiene todavía el socialismo mucho trabajo para reeducar a la población. Todavía la gente no responde maquinalmente como hacían en la China de Mao Tse Tung: “yo era un burgués parásito hasta que Mao vino a iluminar mi entendimiento haciéndome ver que para seguir vivo tenía que repetir como loro las consignas del diablo”. Pronto llegaremos a eso, pero de momento en España, gracias a los jueces, queda libertad de expresión.

Para ayudar a la Memoria histórica del Ministro, Le recomiendo cualquiera de los libros que puede hayar en el video adjunto, los cuales todavía no han sido prohibidos por la inquisición del PSOE, ni quemados en público para fomento de los verdaderos valores democráticos, que sólo se encuentran en el socia auténtico. Siendo auténtico sólo lo que diga el camarada Sánchez y verdadero lo que publique Elpaisoe cada mañana.

El pensamiento crítico no tiene lugar cuan el el Partido (socialista) ya se ha pronunciado, y los libros escritos sobre los miles de asesinatos o son historia, sino propaganda de la Derecha, por lo que habrá que quemar los registros civiles, ya que fueron escritos por funcionarios entregados a la causa de la burguesía opresora y fascista.

La vverdad no existe. O más bien, para un buen socialista, no hay más verdad que la post verdad, o sea, la consigna oficial del Partido, que por supuesto puede cambiar cada mañana, en función del interés por la progresiva e indefectible implantación de la dictadura del proletariado.

Socialistas del mundo, uníos todos en la propaganda de la verdad del Partido: en España no hubo una guerra civil provocada por los asesinatos de la izquierda durante la segunda República, sino una rebelión militar de fascistas que propugnaban el reto es de los derechos conquistados por el socialismo.

Si aalguno de ustedes se cree alguna de estas me meces, o utiliza el anterior vocabulario, hágaselo mirar, o más bien, no deje de mirar el video. Compre cada uno de esos libros. Estúdielos. Lea los otros muchos más que hay sobre la materia. Se le pondrán los pelos de punta. Como al Ministro. Pero en su caso, con razón.

Comparta, por favor